Juan Ramón Lucas: “He vivido una historia de amor con la Sierra Minera”

El sábado 22 de febrero, el escritor y periodista, Juan Ramón Lucas, presentó su novela “La maldición de la casa grande” en nuestro Centro de Interpretación Mina Las Matildes

El sol ya se había puesto cuando Juan Ramón Lucas cruzó las puertas de nuestro centro. Apareció junto a su mujer Sandra Ibarra y el cronista cartagenero, Juan Ignacio Ferrández. No tardaron en saludar a los allí presentes y, sobre todo, a los responsables de que el encuentro tuviese lugar, nuestros compañeros de la Mina Las Matildes.

Tras unos breves instantes para las fotos pertinentes, dio comienzo la presentación. La primera en hablar fue nuestra vicepresidenta de Fundación Sierra Minera, María Dolores Martínez. Quien, aficionada a la lectura, trajo su propio ejemplar de la novela “La Maldición de la casa grande” al evento. Después, tomó la palabra el gran conocido amante de Cartagena, el cronista Juan Ignacio Ferrández. Él no disimuló su felicidad de estar una vez más acompañando a Juan Ramón, a quien considera un ídolo y al cual admira mucho. “Realmente acertó a la hora de plasmar la escena, de una época en la que había ricos, muy ricos y después los pobres mineros”, confirmó.

Le toca el turno al escritor. Una treintena de personas esperaban ansiosas escuchar los pasos que siguió para crear una novela tan perfecta. Algo que no fue fácil, sin duda. Ya que fueron cinco los años lo que tardó en escribir la historia. De forma elocuente y divertida, nos narró cómo surgió todo. “Yo aquí vine por el flamenco y quedé vinculado a esta tierra por un personaje siniestro”, aseguró. Una noche, durante ‘El Cante de Las Minas’, cenando con Francisco Bernabé (anterior alcalde de La Unión) y la escritora, María Dueñas, le contaron historias sobre “el Tío Lobo” que cautivaron su atención y eso derivó en una obsesiva curiosidad.

Más que los paisajes, Juan Ramón, quiso averiguar cómo era la vida en tierra minera. El olor, la esencia, la forma de vida de los personajes. Contó que hoy todavía cuando entras en una mina, ves los millones de partículas brillantes flotando en el aire. Es un ambiente contaminado, duro, áspero, irrespirable física y moralmente, y allí se pasaban la vida los mineros. “Lo que aquí se vivió fue una especie de oeste americano. Una ciudad sin ley. En el que la ley era la del más fuerte, y el más fuerte era el patrón”, relató juan Ramón.

“Esta novela es una historia de mujeres valientes y hombres feroces”, así lo dijo y así lo siente. Y con ello, quiso destacar la importancia del papel de las mujeres. Esas que sufrían en silencio esperando a que volviera el marido de la mina y después eran maltratadas por dicho marido que llegaba borracho a casa. Al principio, quiso narrar la historia desde la visión del “villano”, Miguel Zapata, pero se dio cuenta que era un relato demasiado oscuro y descubrió el personaje de María ‘la guapa’ y con ella supo darle luz que necesitaba. Un personaje de una importancia vital, pero que no pudo reinar por ser mujer. Esta novela es importante para él ya que con ella descubrió un mundo nuevo, uno que desconocía y que no sabía que llevaba dentro.

A la hora de las preguntas, una fue la que destacó entre todas. Encabezada por el propio cronista, todos quisieron saber si habría segunda parte de la historia y cuándo saldría. El escritor, no dudó en responder que ahora mismo está embarcado en dos proyectos importantes, pero que no se olvida de ello. Lo tiene en mente. Tanto es así que ya sabe qué personaje será el narrador y en qué época estará ambientada. Y también confirmó que en esta nueva historia incorporará algún fragmento sobre la Mina Las Matildes.

Por otro lado, contamos con la presencia del alcalde de La Unión, Pedro López Milán. Sentado en primera fila, disfrutó de las palabras del periodista y tras un breve apartado donde se comentó la tristeza del mal estado en el que se encuentra “la casa grande” y  lo maravilloso que sería convertirla en un museo, aseguró:  “La Unión ha sido una ciudad muy maltratada y lo sigue siendo. Estamos en manos de personas a las que no les interesa la historia y el valor de la tierra en la que viven”. A esa moción se unió el cronista cartagenero quién corroboró: “No nos creemos los personajes que tenemos. Ni aquí ni en Cartagena. Tenemos mucha historia importante que enseñar y mostrar al mundo”.

En resumen, fue una tarde muy amena e interesante en la que los asistentes disfrutaron del recuerdo de la historia de sus tierras y descubrieron los secretos ocultos por una sociedad que ha olvidado la importancia de su memoria. Antes de la firma de libros, quisimos entregarle un pequeño obsequio para agradecerle su visita y el maravilloso tiempo dedicado a los allí presentes. Esperamos que vuelva pronto por estas tierras, unas tierras que también considera suyas.

Etiquetas: , , , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Fundación Sierra Minera es una entidad sin ánimo de lucro que aglutina al tejido asociativo y trabaja por el desarrollo de la Sierra Minera de Cartagena-La Unión.