Fundación Sierra Minera
 
 
 
 
 
   
 
Visitas: 235926
 
  Principal  
  Inicio  
  ¿Qué es Huerto Pío?  
  Origen y objetivos  
  La noria antes y ahora  
  El parque medioambiental  
  El vivero  
  Cultivos experimentales  
  Aula Medioambiental  
  La vegetación autóctona  
  La Sabina Mora  
  Especies amenazadas  
  ¿Qué ofrece Huerto Pío?  
  Actividades con escolares  
  Actividades con otros grupos  
  Producción de planta autóctona  
  Trabajos de restauración medioambiental  
  Actividades realizadas  
  Actividades previstas  
  Acceder o concertar visita  
  Contactar  
  Horario y Precios  
  Enlaces de interés  
  Directorio  
     
 
  La Sabina Mora  
 
     
 
La sabina mora [Tetraclinis articulata (Vahl) Masters] es un árbol de la familia de las Cupresáceas (enebros y cipreses). Se le conoce por diferentes nombres: Araar en árabe, aquí Sabina mora o Ciprés de Cartagena.

Su crecimiento es bastante lento: en los primeros años es cuando más crece, alcanzando una media de 20 cm. por año. Posteriormente necesita unos 60 años para alcanzar su máxima altura. Una vez desarrollado, el árbol adopta una forma piramidal, cónica u ovalada, sostenido por un tronco por lo general recto; en muchas ocasiones presenta varios troncos, debido a la facilidad con que rebrota de cepa (es decir, que rebrota aún cuando se tala dejando sólo la base del tronco). Por lo general alcanza poca altura, unos 6 ó 7 metros de media.

También es frecuente encontrarlo poco desarrollado adoptando formas achaparradas en lugares fuertemente azotados por el viento. Tanto el término latino Tetraclinis como el antiguo Cuadrivalvis aluden a que el fruto del araar está formado por cuatro escamas o valvas; articulata hace referencia a las ramillas, que aparecen como articuladas.

Tiene un gran interés botánico. Es la única especie de la subfamilia Callitrideae que hay en el Hemisferio Norte y viene a ser un auténtico "fósil viviente", con interesantes implicaciones biogeográficas. Sus más próximos parientes actuales se hallan en África del Sur; otras especies emparentadas repartidas por Australia, Nueva Caledonia y Tasmania.
 
     
 
  Datos Ecológicos  
 
     
 
El clima de la zona se caracteriza por sus inviernos suaves, donde la temperatura media de diciembre y enero es de unos 11º -prácticamente no se producen heladas-, y veranos calurosos (la media de julio y agosto es de unos 26º), junto a su escasa pluviosidad anual, de unos 300 mm al año o incluso menor.

La vegetación reinante está compuesta por matorrales y arbustos como el palmito, la coscoja, el lentisco, y sólo encontramos como representantes arbóreos el pino carrasco, algarrobo, acebuche, el mismo araar y unas pocas carrascas.

La especie que nos ocupa es poco exigente en cuanto a suelos, aunque parece preferir los calcáreos y a veces se desarrolla entre fisuras de rocas.

La orientación juega también un papel importante en el desarrollo de las poblaciones naturales de T. Articulata, conífera que prospera más en las solanas que en las umbrías, quizá por competencia con el pino carrasco, que suele mantener masas boscosas bastante densas en las umbrías.

Brota abundantemente de cepa, es bastante resistente a todos los agentes de destrucción (incendios, tala, pastoreo), y su madera es especialmente dura e imputrescible, lo que la convierte en ideal para trabajos de ebanistería.

En Huerto Pío se está estudiando la manera de optimizar el cultivo de este árbol emblemático para aprovechar al máximo los productos que nos ofrece (madera, resina, etc.).

 
     
 
  Importancia y situación actual  
 
     
 
La sabina mora ha sido utilizada a lo largo de la historia tanto para la obtención de madera (viviendas, mobiliario, minas, carbón vegetal, etc.), como por sus propiedades medicinales: los árabes utilizaban su resina (Sandáraca) contra las diarreas y hemorroides, en la elaboración de cementos dentales y en algunos emplastos., así como para la elaboración de barnices.



El Tetraclinis articulata es uno de los pocos representantes de una vegetación llamada iberoafricana; introducida en la Península Ibérica por los árabes (según unos) o existente con anterioridad (según otros), lo cierto es que esta especie ha formado parte durante siglos de nuestro patrimonio cultural y botánico, y actualmente está en vías de extinción en Europa: según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (U.I.C.N.), los últimos estudios catalogan a la especie como en peligro. En la región de Murcia es una especie estrictamente protegida. Asimismo es nombrada en la Directiva de Hábitats como especie de interés comunitario.

Además de las actividades anteriormente citadas, la creciente presión urbanística en todo el litoral mediterráneo es hoy la principal amenaza para su crecimiento y expansión.

 
     
 
 
 
inicio | login | contactar
 
Actividades Proyectos Sierra Minera Directorio Fundación Sierra Minera
©2009 fundacionsierraminera.org | Todos los derechos reservados | Resolución mínima 1024x768 | Diseño Web PREYNET SISTEMAS